Emprendedores Plan B
 Al iniciar una negocio o lo que se ha demonominado como start up se seben cumplir varias premisas, pero ¿Qué ocurre si todo lo planificado y testado falla?
¿Está preprada tu  empresa para la pérdida de tu mejor cliente? ¿Qué ocurre si tu socio financiero no concede el crédito?¿Te prometieron una ayuda al emprendedor que no llega?

¿El dinero que invertiste al obtar al págo único de tu indemnización no es suficiente?

¿Cómo haces al retraso en los pagos de tus clientes?

¿Un fuerte competidor financieramente más fuerte que tu irrumper en tu mercado?

¿Te ofrecieron apoyo y seguimiento pero son los primeros denjartea sólas con el marrón?

Esos supuestos son sólo algunos ejemplos para los que deberías tener preparada, al menos, una alternativa.Que fácil sería todo si se cumplieran nuestras expectativas, si acertáramos al cien por cien en todas nuestras predicciones, si el mercado se comportara como hemos planificado, si vendiéramos como imaginamos, si los proveedores y clientes cumplieran los plazos, si… Pero, ¿qué ocurriría si uno o todos los supuestos falla?

Los planes de negocio fallan porque la gente suele plantear muchas expectativas de lo bien que pueden ir las cosas y dedica muy poco tiempo a analizar cuándo no van a ir tan bien. No se suelen tenerse planes de alternativos para cuando el negocio no va bien y pueda seguir funcionando.

El prinicipal inconveniente suele ser uno mismo y subestimar a una competencia como para fuerza de venta, plantes no solo a niverl local o con ofertas freemimun y en el otro estremo también pueden existir aquellos empresarios que pudieron deirte que es un muy buen plan pero finalmente lo coonsideran como una inversión con muchos riesgos o con un impacto mínimos.

Tal como está el mercado vemos que la gran mayoria de estas empresas facasan porque están mal enfocadas o tienen un único visionario pues hasta grandes franqucuas donde todo está calculado al milímetro fallan porque sus prductos a servicios no estan adaptados a la los mercados locales; por que fallan empresas como “DIA” o “Spar”

“Me gustan más los planes realistas, tirando a pesimista, en el que se planteen tres o cuatro alternativas, por si el primer proyecto falla. Siempre hay que tener un plan B. El riesgo está en enamorarse de tu idea, verla tan idealizada que no te permite ver por dónde te van a venir los golpes”

Para ello antes de arriesgar tiempo o esfuezoa

1. PONTE EN LA PEOR SITUACIÓN POSIBLE

Una de las cosas que más se arrepientan los emprendedores tiempo después “es de no haber hecho una previsión lo más ajustada posible a la peor situación que se pueda dar de los flujos de caja, es decir, de cuándo va a entrar y salir el dinero y con qué dinero nos vamos a encontrar. Podemos hacer varios escenarios, pero en el peor de los casos: ¿Que pasa si las ventas no producen iingresos suficientes para cubrir gastos”

2. ¿SERÍAS CAPAZ DE ADAPTARTE A LOS CAMBIOS?

¿Quién no ha oído hablar de la necesidad de adaptarse al cambio? Pues en un plan de negocio, poder reaccionar y “reinventarse enfrentarse anfe las necesarias la flexibilidad y la agilidad de pensamiento para salirnos del plan de negocio”.

3. ANTE TODO, ANTICÍPATE

Ccuando los proyectos empresariales ae realizan bajo el apryo de incubadoras de empresas pueden focalizar sus objetivos, aguduzar la toma de decisiones, que se anticipen al mercado haciendo análisis a corto, medio y largo plazo. pudiendo replanificadar, en qué otras alternativas están trabajando, por si su primera opción falla o se ralentiza su desarrollo o hay problemas. Mientras, siempre deben plantearse ¿qué otras alternativas tienen para ir subsistiendo, llegado el caso.?

Esta reacciòm debe ser inmediata  pues una proyecto es un ente vivo está continuamente explicando sus metas a terceros y, si no lo tiene actualizado, no se corresponderá con la realidad del mercado.

Muchos emprendedores, una vez que han finalizado su plan, lo guardan y no vuelven a utiliza, pero este es un proceso contínio siempres debemos estar atentos y saber dónde se está o cuánto nos hemos desviado  en los primeros meses de nuestro plan original.  Eso no significa que el plan haya sido inútil pero debemos reaccionar para tomar las acciones debidas oportunamene¡te y saber si los datos son positivos o negativos, si la línea principal de ingresos que preveíamos ha fallado y por el contrario una línea que teníamos catalogada dentro del bloque de ‘otros’, por ejemplo, supone el 50% de la facturación. Nos dirá si frente a los cobros a 30 días, los ingresos los tenemos a 60. Toda esa información de la realidad contrastada con nuestro plan nos permitirá reaccionar y tomar decisiones con un referente y sobre una base conocida. Esto nos obligará a actualizar el plan para tener una nueva foto de nuestra situación real”.

4. ELABORA PLANES DE CONTINGENCIA

Muchas veces so se conoce el mercado desde el punto de vista de la comercialización., otra bien distinta, es acudir a ferias, hacer ofertas, desarrollar un canal de ventas, formar a tu equipo comercial, etc. primero hicimos el producto y una filosofía de marca y luego lo lanzamos, en lugar de hacerlo al revés: primero estudiar bien el mercado, ver por dónde entrar y adaptarse a él. Paradójicamente, en ocasiones conseguimos un producto muy bueno, de gran aceptación, pero  nos encontramos con un mercado muy grande y de difícil acceso. Pecando de por no analizar bien esto y aunque el producto era mejor que el de la cometencia pero con otras estructuras de costos y precio”.

Por lo fuw mwjoe redefinir el mercado y especializarnos a un público que valores el profucto con base a su calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *